Confidencialidad: Mas Silencio, más seguridad

Una de las características que deben poseer los cerrajeros a lo largo de toda su carrera, es la confidencialidad. Nadie quiere que se divulguen las condiciones de seguridad que se tienen en sus establecimientos, cuando son visitados por ellos.

La sociedad en la mayoría de las veces es apática para establecer niveles de seguridad efectivos en sus establecimientos o propiedades. Parece que son encomendadas a situaciones del azar, cuando sabiendo que necesitan de mayores medidas para hacerse resistente a los ataques vandálicos, no se les da la atención debida.

Aunque el silencio es requerido para con los profesionales de la cerrajería en sant gervasi, mas no provenga de los dispositivos instalados, los cuales deben causar el mayor impacto posible para disuadir de producir el ataque o para impedir que estos se lleven a término.

Servicio de seguridad confidencial

A pesar de que los sistemas de seguridad de vigilancia, siempre tienen anuncios que adviertan de sus existencia como elementos disuasorios, la confidencialidad de lo que se registra mientras están siendo filmado todo el día, es inevitable que se deba guardar absoluta confidencialidad.

El análisis de los videos de vigilancias, pueden darle información a los delincuentes para que manejen horarios, tendencia de movimientos dentro de los espacios del establecimientos, frecuencia de visitas y salidas, por lo que esa información debe ser guardada con mucho recelo.

La cerrajería impuesta puede estar en un estado de vulnerabilidad cuando son revelados datos de confidencialidad, cuando un cerrajero detalla a extraños a la propiedad lo que ha sido instalado.

Resguardando la integridad de sus clientes

Existe cierta información que debe ser guardada como un tesoro sobre sus clientes, pero hay otra que es necesario comentar y analizar con colegas cerrajeros, para conseguir posibles soluciones o en cambio, evitar que se cometan posibles errores estableciendo la seguridad de una propiedad.

Eso es lo que deben buscar las personas que solicitan servicios de cerrajería, no solo que implementen seguridad con eficiencia, sino también que no quebranten la ética revelando detalles sobre información que divulgada harían un daño tremendo a sus clientes.

Algo así como cuando un profesional, visita la casa de un artista muy popular, toma fotos o revela detalles de su casa, comentarios sobre su vida personal que podrían alterar su normal desenvolvimiento. El artista ha confiado en ese profesional pero este profesional ha interpuesto sus intereses alterando la estabilidad de su cliente.

Consecuencias de la falta de discreción

Luego de cometer el error de no mantener la discreción como cualidad indispensable en sus servicios, debe recoger lo cosechado, porque las consecuencias siempre salen a la luz.

Un cliente que duda, alertara a vecinos, amigos o familiares de no tomar tal servicio por su experiencia, dañando su propia reputación. Aunque una vez visualizadas las consecuencias de indiscreciones, no hay que hacer grandes esfuerzos para que las personas desistan de solicitar los servicios de cerrajería.

Como dato curioso, es preciso saber que la edad antigua, sacrificaban a los cerrajeros que divulgaban secretos de los palacios o castillos que daban servicios. En esta época, el cliente castiga con una mala reputación que podría llevar a un negocio a pique.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.