Funcionamiento de los muelles cierrapuertas

En muchos lugares, existen puntos de acceso que deberían mantener su puerta cerrada, por diversas razones, principalmente la seguridad, pero por descuido de algunos usuarios, esto no se cumple.

Al presentarse esta problemática, la realidad es que se exponen a todos los usuarios a convertirlos en víctimas de delincuentes que encontraron una manera fácil de ingresar a un edificio residencial o una empresa, por mencionar algunos lugares.

Existen mecanismos para corregir esta situación, tal es el caso de los muelles cierrapuertas, conozca su funcionamiento y reconozca cuando su instalación no ha sido realizada correctamente, de esta manera evitará ser víctima de algún pseudo profesional de la cerrajería.

Qué son los muelles cierrapuertas

Un muelle cierrapuertas corresponden a un dispositivo mecanizado que permite obtener un cierre controlado de la puerta, también se conocen como muelle de retención, y convirtiéndose en una excelente opción para mantener las puertas siempre cerradas y sin los riesgosos portazos.

El lograr mantener cerradas las puertas trae consigo algunas ventajas, siendo una de ellas el tema de la seguridad, por ejemplo en las puertas de los conjuntos residenciales, que representan un bien común de todos los propietarios, este mecanismo ofrecería una garantía de seguridad a los residentes al disminuir las posibilidades de que cualquier persona ingrese a las instalaciones.

Otro beneficio de este mecanismo está relacionado al ahorro energético, las puertas bien cerradas se traduce en un mínimo de fugas y corrientes de aire, lo que es muy valorado en áreas climatizadas.

Mecanismo del muelle cierrapuertas

Este sistema de cierre controlado consta de dos partes internas: El muelle y unos depósitos de aceite, que son los que se encargan de hacer el freno.

El cerrajero que está realizando la instalación, puede ajustar la velocidad de cierre, gracias a unos tornillos que regulan el paso del aceite, a mayor o menor paso de aceite, se obtendrá una mayor o menor velocidad de cierre.

Además del sistema que se encarga de realizar el cierre controlado, el muelle cierrapuertas presenta otros elementos, los cuales complementan el mecanismo:

  • Brazo articulable: Esta pieza es la responsable de proporcionar el ángulo de apertura y cierre de la puerta.
  • Mecanismo piñón cremallera: Es el mecanismo que une el brazo articulado con la puerta.
  • Revestimiento: Es un material que cubre todo el mecanismo, suele ser elaborado en material lacado o inoxidable, siendo una medida de protección.

¿Cómo saber si el muelle cierrapuertas no se instaló correctamente?

Una vez que el cerrajero ha culminado la instalación, es importante verificar su funcionamiento, que la velocidad de cierre sea adecuada, y en especial que la puerta no golpee de manera violenta. Si esto ocurre, generalmente es por una de las siguientes razones:

  • El muelle no es el adecuado para la puerta: Los muelles se clasifican en números, del 1 al 6, siendo el 1 el más débil y el 6 un muelle extremadamente fuerte. El muelle adecuado debe estar acorde al peso y tamaño de la puerta.
  • La puerta presenta algunos defectos: Es muy común que exista algún defecto en la unión de la puerta, las bisagras o pernios, y el marco. Este defecto obliga a la puerta a regresar para atrás, en lugar de terminar de cerrar correctamente.

Estos son los problemas comunes al instalar este tipo de mecanismo, los cuales pueden evitarse cuando el profesional de la cerrajería se toma unos minutos para evaluar, tanto las especificaciones de la puerta para elegir el muelle adecuado, como las condiciones de la puerta y el marco, para corregir cualquier desperfecto existente.

Esta entrada fue publicada en Seguridad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *